Geoparques de Chile - www.rutageologica.cl - info@rutageologica.cl

El Geoparque proyectado se ubica entre los 38º y 39º S, en la zona cordillerana de la Región de Araucanía, abarcando un área aproximada de 4.300 km2 e incluye parte de las comunas de Melipeuco, Curacautín, Vilcún y Lonquimay. Uno de los principales atractivos de este geoparque es el Parque Nacional Conguillío, que hospeda al volcán Llaima, uno de los más activos de Sudamérica.

Parque Nacional Villarrica - www.rutageologica.cl - info@rutageologica.cl

Parque Nacional Villarrica, El imponente volcán Villarrica es el que le da el nombre a este parque compartido por las regiones de la Araucanía y de Los Ríos. Su topografía se caracteriza por las altas cumbres, los terrenos divididos por quebradas y los diversos cursos de agua,

Cuevas Volcanicas www.cuevasvolcanicas.cl - info@cuevasvolcanicas.cl

Cuevas Volcánicas - Camino al Volcán Villarrica Km. 14,5 Pucón - Chile. Tours Cuevas - Canopy - Trekking - Excursión motos de Nives -

RUTAS GEOLOGICAS ARAUCANIA

GEOLOGIA GENERAL

PARQUES NACIONALES

GEOPARQUES

("Extracto Memoria de Titulo: Identificación, Caracterización y Cuantificación de Geositios, para la creación del I Geoparque en Chile, en Torno al Parque Nacional Conguillio" Geológo Paola Macarena Mártinez Escobar, Universidad de Chile")

Mirador Cañadon Trufultruful.

Ubicación : Región de la Araucania , Provincia : Cautín,  Comuna: Melipeuco.

Coordenadas : 271188 - 5704829 - Altitud: 698

Población más próxima:  Melipeuco, 11 Km Aprox.

Dimensión: Sitio.

Valor Intrínseco: Cientifico / Interés Geológico: Geomorfologico - Petroógico - Volcánico  - Fluvial - Estratigráfico

Accesibilidad :Muy fácil , Camino de (Tierra)(Ripio) hasta caseta de informaciones en la entrada sur del Parque Nacional Conguillío, luego se sigue Sendero Trufultruful.

Pequeño mirador en Sendero Trufultruful.

Características Principales
Se accede por un sendero desde la garita de guardaparques a la entrada sur del Parque Nacional Conguillío. Se sigue el sendero hasta llegar a un mirador de madera al borde de una cañada, desde aquí se puede apreciar el rio Trufultruful en la parte baja y una muralla de unos 75 metros de altura al otro lado del río. Esa muralla es de gran importancia para estudiar el comportamiento histórico del Volcán Llaima, ya que en este lugar están representados cerca de 13.000 años de historia eruptiva del volcán.
Siguiendo por el mismo sendero hacia el norte se encuentra una pequeña caída de agua del rio Trufultruful, cuya roca base corresponde a una lava con morfología de basaltos columnares.
Cuando está despejado se puede ver el volcán Llaima desde esta punto. Existe colonización vegetal parcial, líquenes, herbáceas, especies arbustivas.

Figura 1. a) Secuencia depósitos piroclásticos observados en Cañadón Trufultruful al este del volcán Llaima. (A) Ignimbrita Curacautín, (B) Material volcanoclástico retrabajado, (C) Secuencia Trufultruful. b) Columna estratigráfica de la parte superior del afloramiento

Figura 2. a) Basaltos columnares, b) Salto pequeño Trufultruful.

Descripción
El mirador del cañadón Trufultruful nos muestra una vista de una sucesión piroclástica de 75 m de potencia (Fig. 1a). En la base de esta sucesión (Figura 1a, sección A) se encuentra la Ignimbrita Curacautín (Pleistoceno Superior), que corresponde a un depósito de flujo piroclástico, tipo escoria y ceniza, que se presenta sobre el fondo de los valles radialmente distribuidos alrededor del volcán Llaima.

Esta Ignimbrita cubre un área que sobrepasa los 2.200 km2 y su volumen se estima del orden de 24 km3. El depósito presenta una textura macro homogénea y maciza, de color gris y matriz soportada (compuesta por ceniza y lapilli fino). Los fragmentos juveniles corresponden a bomba y lapilli escoriáceos de composición basáltica a andesítica (~51-59% SiO2) y los fragmentos accidentales son mayoritariamente granitoides. A partir de muestras de madera carbonizada dentro de la Ignimbrita se han obtenido cuatro edades de radiocarbono, las que varían entre 13.460 ± 400 AP y 12.760 ±130 AP. Lo anterior muestra que la Ignimbrita Curacautín se emplazó a comienzos del postglacial, sellando la morfología glacial
preexistente.
Sobreyace a esta unidad un depósito de arenas y gravas volcanoclásticas retrabajadas (Figuras 1a y 1b sección B), generado por erosión de la misma Ignimbrita. El espesor de este depósito alcanza unos 20 metros en este lugar y su estructura interna presenta una delgada estratificación paralela horizontal con alternancia de arenas y gravas angulosas.

Sobre este depósito retrabajado de la Ignimbrita se ubica la Secuencia Trufultruful (Figuras 1a y 1b sección C), que corresponde a una sucesión estratificada de depósitos piroclásticos de flujo, caída y oleada, producto de erupciones explosivas, principalmente holocenas, del volcán Llaima. Sobre la Secuencia Trufultruful se desarrolla el suelo actual, localmente, erosionado por flujos aluviales.

La erupción que generó la Ignimbrita habría producido un efecto morfológico-estructural, producto de la eyección de los 24 km3 de material piroclástico, la que habría provocado la generación de una estructura de caldera de entre 6 y 8 km de diámetro producto del colapso parcial del cono tardi-posglacial de las unidades Llaima Ancestral 1 y 2. Con posterioridad a la erupción de la Ignimbrita Curacautín, se produjo la mayor diferenciación en la cámara magmática del volcán Llaima.

Durante un periodo de 4.000 años, este habría reducido sus dimensiones debido al colapso de la estructura previa. En ese lapso se produjeron erupciones plinianas, lo que queda demostrado por un depósito de tefras alternados con paleosuelos de aproximadamente 4 metros de espesor sobre los depósitos retrabajados de la Ignimbrita (Figura 1b, C.1). Estas erupciones no fueron lo suficientemente vigorosas como para descomprimir la cámara rellena con magmas cada vez más silíceos, cuya elevada viscosidad favorecía un alto potencial de explosividad eruptiva. Esta se manifestó a través de una gran erupción pliniana a los 8.800 AP, desencadenada, probablemente por procesos de mezcla debido al influjo de magmas más básicos. Esta erupción generó un depósito de caída de piroclastos pliniano de pómez (Figura 1b, C.2), de composición dacítica, de hasta 4 m de espesor. Este depósito sobresale por su color blanco, está bien seleccionado y comprende, principalmente, fragmentos subangulosos a angulosos de lapilli grueso y bombas fracturadas. Algunas pómez muestran bandas grises y blancas, características de procesos eruptivos resultantes de mezcla de magmas.

El cambio de estilo eruptivo quedo marcado por una zona de transición en la que comienzan a predominar los fragmentos juveniles escoriáceos y densos (60,69% SiO2), que forman un nivel oscuro sobre el depósito de pómez, cuyo máximo espesor observado llega a 40 cm.

Hacia el techo de la secuencia destacan dos potentes depósitos de oleadas piroclásticas, uno seco (> 100°C) y otro húmedo (<100°C), localmente separados entre sí por una discordancia de erosión.

El depósito de oleada inferior, o seca (Figura 1b, C.3), que sobreyace al depósito pliniano de pómez, corresponde a una oleada de base, que en algunos sectores alcanza hasta 12 m de espesor. El depósito presenta estructuras de estratificación cruzada, truncaciones de bajo ángulo, dunas y laminación paralela. Su textura mal seleccionada, muestra una alternancia de lapilli fino y medio con intercalaciones de lentes más gruesos. Sus constituyentes son fragmentos juveniles de pómez andesítica (59-61% SiO2) y líticos angulosos excepcionalmente de hasta 20 cm de diámetro, soportados en una escasa matriz de ceniza gris clara.

Por otro lado el depósito de oleada superior, o húmeda (Figura 1b, C.4), tiene un espesor máximo de 5 m y cubre en discordancia de erosión al depósito de oleada más antiguo. Corresponde a una estratificación de capas grises de ceniza gruesa, con lapilli acrecionarios de 2 a 4 mm que incluyen improntas de hojas (ej. Boldo) con nervadura fina y vesículas, y  moldes de ramas, ambos indicadoras de flujos relativamente fríos. También se observan capas de color ocre de cenizas finas que tienen restos de madera carbonizada, lo que indica pulsos de altas temperaturas.

La depositación de la oleada de base superior, a los 7.400 AP, representa la etapa de culminación de la actividad explosiva postglacial mas violenta del volcán Llaima. La Figura 1b, C.5, corresponden a sucesiones piroclásticas más recientes.

Si se sigue hacia el norte el sendero que lleva a este mirador se llega a un salto del rio Trufultruful (Figura 2b). El salto tiene una altura de 29 m y un ancho de 10m, y en la parte inferior se observan tonalidades turquesa de agua. El salto se encuentra sobre una lava con morfología de basaltos columnares (Figura 2a), perteneciente a lavas holocenas de la unidad Llaima Cono Principal.

En los alrededores se pueden encontrar clastos de varias litologías y tamaños, lo que evidencia que a este sector han llegado flujos laháricos.
La vegetación mayoritariamente nativa, abundante y compuesta por helechos y nalcas.

Bibliografía
- Naranjo, J.A.; Moreno, H. 1991. Actividad explosiva postglacial en el volcán Llaima, Andes del Sur (38°45’S). Revista
Geológica de Chile, Vol. 18, No. 1, p. 69-80
- Naranjo, J.A.; y Moreno, H. 2005. Geología del volcán Llaima, Región de la Araucanía. Servicio Nacional de Geología y
Minería, Carta Geológica de Chile, Serie Geología Básica, No. 88, 33p., 1 mapa escala 1:50.000, Santiago

free joomla template
template JoomSpirit